El fin del verano y el melasma

El melasma es uno de los problemas que más frecuentemente es consultado a los dermatólogos tras la vuelta de vacaciones. Tiene una gran una gran prevalencia entre la población de nuestro país y un notable efecto en el rostro de las personas que lo padecen.

El melasma es una lesión originada por la radiación solar y que se caracteriza por extensas manchas marrones que aparecen en la zona del labio superior, frente y mejillas y que se oscurecen por efecto del sol. Las manchas que se originan pueden permanecer durante más de 10 años y causan un problema estético importante a muchas mujeres que, con frecuencia, lo ocultan con maquillaje.

Para evitar la aparición del melasma es imprescindible protegerse de los rayos del sol y de las radiaciones de las cabinas de bronceado. De hecho, las personas que más melasma tienen son amantes de los baños de sol, aunque también se da en personas que han vivido en países más meridionales y soleados, y en deportistas al aire libre como montañeros, ciclistas, y esquiadores.

Por otro lado, el aumento de la producción de melanina que sufre la mujer mientras toma la píldora, cuando está embarazada o cuando sigue un tratamiento de reemplazo hormonal influye igualmente. Las mujeres, si toman esta medicación, deben extremar la protección facial contra la acción del sol. Para ello, deben utilizar cremas de protección muy alta y sombreros.

El diagnóstico del melasma debe ser realizado por un especialista capaz de hacer una clara distinción respecto a otros tipos de manchas que aparecen en la piel por efecto del sol, como los lentigos o manchas congénitas. Es evidente que sin un correcto diagnóstico, es imposible hacer un buen tratamiento.

Tras numerosas investigaciones con diversos dispositivos de láseres y de luz pulsada intensa empleados en Dermitek, se ha constatado que esta tecnología se muestra ineficaz en el tratamiento del melasma, ya que no han mostrado unos resultados aceptables. Tras doce años tratando este problema, una mascarilla despigmentante con una formulación especial se ha revelado como el tratamiento con el que mejores resultados obtenemos.

No obstante, el tratamiento contra el melasma con la mascarilla lo acompañamos con un tratamiento domiciliario de mantenimiento y con un programa de consejos para una adecuada protección solar. No se debe olvidar que el melasma reaparece si no se cuida y se protege del sol al máximo con cremas de protección contra rayos UVB y UVA.

2 comentarios

  1. angeles
    8 de diciembre de 2011, 20:39

    hola tengo melasma debido a q tengo piel rosacea, y probe hidroquinona, peeling, y retinol y nada me da resultado, ya no se q hacer que puedo probar en esta epoca y que me de resultado queria probar el lacer pero nose debido a q soy trigueña

  2. nerea landa
    8 de diciembre de 2011, 21:23

    Hola Angeles, la luz pulsada intensa asociada a una crema de hidroquinona puede aclarar el melasma en algunas pacientes, aunque no en todas. Y ocasionalmente puede dar un efecto rebote. Un peeling despigmentante suave repetido puede ser otra opció. Debes ponerte en manos de dermatólogos pues el melasma es difícil y las personas con rosacea, además, tienen la piel muy reactiva. Un abrazo, Nerea Landa. Dermatóloga

Deja un comentario

Al enviar un comentario usted otorga una licencia perpetua de reproducir sus palabras, su nombre y su sitio web. Los comentarios inapropiados serán eliminados por el administrador.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del RSS 2.0